Desnutrición...

Respecto a la noche de ayer y sus desplantes, sus discusiones, sus roces, sus revelaciones, su ira, sus intercambios y sus liberaciones...


Los tiempos en que se han hecho las promesas son totalmente distintos a los que hoy asumimos. Tu cuerpo fértil de fémina sedentaria, hoy se me revela poco atrayente, tus senos ya han dejado de ser los mismos, ya no me hablan. Tus manos ya no recuerdan como acariciar el doloroso bálano de amor que alguna vez preparé para ti.

El inconsciente me penetra las entrañas, viola mis propuesta –absurdas en su mayoría- de cierto sistema creacional. Ya no pretenderé ofenderte, anoche me has revelado tus dulces, tristes y sinceros sentimientos, yo no he podido más que decirte mi única verdad llamada liberación.

Dependencias emocionales que hoy atormentan mi nostalgia, falsos sentimientos agotan a mi desencajada alegría, músicas que jamás entendí, fiestas a las que nunca concurrí.
Entonces no me quedará más que jugar con nuestra solitaria farsa, identificar escasos lugares donde escondernos de la gente que pueda ver nuestro sexo, tendré que aliviar a mis ganas con otras instancias, con otros vicios, con otras manos… así será mejor.

No pido disculpas, no exijo explicaciones –tampoco las voy a dar yo-, sólo pido que se recuerde lo que alguna vez dos seres intentaron acordar, lo que en alguna ocasión dos niños dijeron…

Espero que esta nueva ocasión no sea otro intento fallido.

4 comentarios:

Banshee dijo...

Los acuerdos y las escenas de amor son siempre dolorosos. Y lo más difícil es dar a entender lo que jamás podrá ser cierto, porque jamás será cierto pero cabe mentir para sobrevivir.

Saudade Oswaldo.

Gabriela Parra dijo...

Me ha dolido...y no he entendido el por qué...

Grunge dijo...

La libertad no tiene precio. hay que aprovecharla al máximo.

Anónimo dijo...

mmmmmmmmmmm triste pero cierto, hasta siempre querido.hubiera sido bueno, solo quedan recuerdos de algo lindo,pero aun así tkm ups no, mejor dicho ,a tu manera, te quiero, loco.