Extrañamente feliz...

"...Y soy feliz, soy un hombre feliz
y quiero que me perdonen,
por este día,
los muertos de mi felicidad..."


Pequeña serenata diurna
(S. R. D.)

***

Hoy me siento extrañamente feliz... Las nostalgias se han ido, los recuerdos malsanos han dejado de virulentar mis posiciones acríticas... en fin, existen hoy ciertos motivos para sentirme alegremente estable.

Será tal vez el canto de la niña, quizás lo provocarán tus ojos terriblemente sinceros, o tal vez sean tus promesas casi cumplidas.

Y a pesar de que el mundo se cae por pedazos, ahora en que los tiempos se han vuelto sombríos; incluso en estos momentos en que los hombres con saco nos quieren robar la lucha pura... yo soy feliz.

NO sé que provoca mi felicidad limitada, no entiendo qué poder sobrenatural ha hecho que esta mañana me sienta con fuerza, con ganas, con ansias de reír, de cantar, de pregonar la felicidad.

Habrá que hacer algo con ella entonces, tendré que mostrarla, enseñarla, compartirla...


Espero puedan comprenderla

3 comentarios:

Gabriela Parra dijo...

comprendida!.

Serenidad total y complacida...
se necesita tan poco...que wow...es hermoso!

Gracias por esas letras...las necesitaba hoy...de verdad que si!.

gota dijo...

he entrado y no se que decirle, a lo mejor haga como siempre: lo leere, distrutare y luego de par de artificios me librare de su blog.
pero ¿que es lo que realmente se debe hacer?
¿comentar?
¿dejar huella?
-
disfrutar en silencio...Ser extrañamente feliz.

Anónimo dijo...

aaaaaaaaaaa ese dia estabas feliz con razon ps jajajjaa