Jerusalen, año cero.

Al Jesús Cristo y la Magdalena de Banshee
Para que disfruten eternamente de su tortuoso, prohibido y sexual amor...

De mano en mano se pasa la verdad,
y en cada mano olvidará algo de cierto
y también se llevará de cada mano el parecer:
si camináramos calendario atrás,
todo estaría al revés.

Algunos dicen que es falso
y otros repiten que es cierto,
que entró en Jerusalén siendo de día.
Se dice que su túnica era blanca,
que iba posada en sus ojos
un ave del mediodía.

Aquel fue tiempo de tumbas,
aquel fue tiempo de flautas,
de mercaderes, de Legión Romana.
Se dice que la chusma lo seguía,
que en su palabra sencilla
se lavaba la mañana.

El Rey de los judíos,
el hijo de los hombres,
el Cristo, el nazareno lo llamaban.

Jerusalén, año cero y se cambió
la suerte con lo que pasó;
Jerusalén, año cero y Nazaret
y el caserío de Belén;
Jerusalén, año cero fue el lugar
donde ocurrió, o donde no.

Fue enemigo del imperio
y amigo de la palabra:
decía que todo era para todos.
Se dice que enseñaba a los pastores
a compartir las ovejas
y a cuidarse de los lobos.

Tanta enseñanza hizo ruido
en el poder de los templos,
y en la madera lo clavaron recio.
Se dijo que por mago o hechicero,
pero si la historia es cierta
fue porque hiciera silencio.

(1969)

S.R.D.

1 comentarios:

Banshee dijo...

El buen Silvio, recuerda como hasta hace un tiempo lo escuchaba tanto?... He retomado esa extraña pasión y no deja de conmoverme. Hay miles de cosas que se repiten sin o con sentido y no dejan de conmoverme.
Saludos Hombre Extraño.