¡OVEUN OÑA ZILEF!

Aún con alcohol en la sangre, medio adormitado por la presencia perturbadora de paisajes extraños, con hambre, ácidamente vivo... recuerdo este pasaje que alguna vez envié a los cercanos.


Que este 2009 sea azul, con ganas de llorar por nimiedades, con harta música de Joplin, con cigarrillos interminables, con libros baratos y regalados, con amor en la sangre, con cervezas sin alcohol, con hambre de sueños, con fuerza, con ganas. 

Que el 2009 sea menos malo que este cabrón, vendido y puto 2008; que se pueda disfrutar los microsegundos de alegría que nos dan, que se pueda romper la venda y la cadena, que se violen los preceptos de las conductas estúpidas, que el niño que juega solo hasta altas horas de la noche ya no llore, que mis manos puedan descubrirte íntegra, perfecta.

Sin cobardía, con color y sabor, entre rayos de vapor y lacrimógenas sin pudor, gritando arte y reclamando vida, conjugando en futuro, escribiendo en pasado, simplificando la luz y memorizando la fórmula exacta para liberar los placeres. Sin olvidar los deseos, las ganas; olvidando el absurdo pensamiento de pasar estos tiempos tranquilamente, sin apartarse de las luchas, convidando la vida, la sed y la esperanza.

Lo siguiente es de Quino.


Pienso que la forma en que la vida fluye está mal.
Debería ser al revés:

Uno debería morir primero para salir de eso de una vez.
Luego, vivir en un asilo de ancianos
hasta que te saquen cuando ya no eres tan viejo para estar ahí.

Entonces, empiezas a trabajar, trabajar por cuarenta años
hasta que eres lo suficientemente joven para disfrutar de tu jubilación.
Luego fiestas, parrandas, drogas, alcohol.
Diversión, amantes, novios, novias, todo,
hasta que estás listo para entrar a la secundaria.

Después pasas a la primaria y eres un niño o una niña
que se la pasa jugando sin responsabilidades de ningún tipo.

Luego, pasas a ser un bebé
y vas de nuevo al vientre materno,
y ahí pasas los mejores y últimos 9 meses de tu vida
flotando en un líquido tibio,
hasta que tu vida se apaga en un tremendo orgasmo…

¡Eso sí es vida! 



8 comentarios:

sut'uch dijo...

ya esta ebrio...
supongo que que su titulo es un digno recibimiento: ¿huevon coñaso de su vida?

Hombre Extraño dijo...

Ah sut´uch, OVEUN OÑA ZILEF.. leálo al revés.

Helí dijo...

puta madreee, hombre realmente me gustaron tus palabras y lo que pusiste de Quino simplemente me liquidó. Que tipo ese, aparte de crear a Mafalda (personaje que adoro más que a ningún otro, los que me conocen saben que llevo una pequeña mafalda siempre cerca mio) decir palabras así... wow, ojala este año sea menos cabrón que el que se fue ... feliz año nuevo x)


pd: lo que dejaste escrito en mi blog me gustó x)

Epidemor dijo...

Pero, en realidad la felicidad no son solo microsegundos...

Hay que saber ver la belleza de las cosas sencillas. Como Amelìe... Hay placer y felicidad en meter la mano al costal de legumbres, o al tirar piedras al río...

leirbaG dijo...

Cuidado con la autofagia...!

Sfumato de Marte dijo...

Interesante, pero tendría que darle una doliente despedida al azar. Una vida así de invertida, sería una vida también ya definida.

(Se me antoja leerme un aforismo de Mafalda ahora, pero la limpieza de fin de año me ha dejado sin un solo periódico pasado, rayos).

Hombre Extraño dijo...

Sut´uch:

La última vez que conversamos olvidé mencionarle lo solitario que se sienten las tardes sin sus aforismos tan precisos, sin sus críticas tan despiadadas, sin sus llamadas de atención ta cabronas...


Helí:

Gracias por lo de gustarle mis palabras, debo advertirle que son algo trilladas, así que no las tome muy en serio.


Epidemor:

Amelie es buena, pero es ficción. es cierto hay placer y belleza en esas pequeñas y simples acciones (una caricia, el lanzar una piedra, un olor, un rayo de sol), pero son eso justamente PEQUEÑAS y simples. Habría que arrebatar la bolsa de felicidad a quien nos la da, es un mal repartidor.


LeirbaG:

La autofagia me basta y me sobra con la pierna izquierda que -influenciado por ud.- ya empezé a comerme.

Sfumato:

En general esta vida ya está definida, cuadriculada por determinadas etapas que todos hemos de pasar: ir ala escuela, ser amamantados, tener sexo, comer, etc. Está en nosotros darle la formas, el gusto, el color exacto para no aburrirnos.

Ah, respecto a lo de la inubicable Mafalda, le recomiendo uel buscador de san google, ese nunca falla.


GRACIAS A TODOS POR SU VISITA.

noop dijo...

q
u
i
n
o